Contratar un seguro de salud es una opción cómoda, rápida que te garantiza tranquilidad y el acceso a una sanidad de calidad. Pero… ¿Qué pasa cuando la persona que quiere contratar el seguro de salud tiene una enfermedad grave? ¿Cómo es la gestión de enfermedades por parte de los seguros de salud?

Que no cunda el pánico, actualmente los seguros de salud disponen de coberturas para enfermedades, tanto para las ya existentes como para las que puedan aparecer en un futuro. Incluso, existen pólizas o seguros específicas para Enfermedades Graves. No obstante, la letra pequeña es que estas cláusulas suponen un aumento del precio del seguro. Algo, por otra parte, comprensible.

Tradicionalmente, los enfermos crónicos han encontrado dificultades en el momento de contratar un seguro. ¿Por qué? Pues porque los gastos de los tratamientos son muy caros y pueden llegar a suponer un riesgo para ellos. Esto es lo que se conoce como preexistencias, es decir, todas aquellas patologías, enfermedades previas al momento de contratar un seguro de salud.

Los tres escenarios con los que se puede encontrar una persona con una enfermedad son los siguientes:

  • Que te acepten sin problemas. Esta situación se produce cuando la enfermedad ya ha sido superada y, por tanto, no supone ningún gasto o porque tu enfermedad entra cubierta dentro de la póliza (te recomendamos encarecidamente que mires bien, pero que muy bien, la cobertura del seguro antes de contratarlo).
  • Que te acepten, pero con alguna cláusula especial. En este caso, el seguro no cubre todos los gastos derivados de tu enfermedad. También existe la posibilidad de ofrecerte una póliza que cubra el tratamiento de esa enfermedad, pero la cuota es más elevada.
  • Que no te aseguren. Poco más que añadir. A la compañía aseguradora no le conviene cargar con los gastos que trae consigo la enfermedad. En este caso, poco puedes hacer, salvo resignarte, pues las condiciones las establece la compañía.

Ojo. Si tienes una enfermedad crónica y quieres contratar un seguro de salud no debes caer en la tentación de mentir u ocultar información sobre tu estado de salud a tu futura aseguradora ya que antes o después saldrá a la luz la verdad y te podrán cancelar la póliza.

Con Adeslas Más que seguro no tienes de qué preocuparte

En Adeslas Más que seguro lo tenemos todo bajo control. Nuestra gama de seguros incluye servicios para enfermedades graves. Es el caso, por ejemplo, de nuestro seguro Adeslas Plena Vital, que cubre especialistas, tratamientos especiales y trasplantes de médula y córnea.

También es el caso de los seguros Adeslas Plena Plus y Adeslas Plena Extra. Este último, además, te garantiza atención sanitaria en cualquier ciudad del mundo en la que te encuentres en ese momento.

No lo dudes, visita nuestra web Más que seguro y encuentra el seguro de salud que mejor se adapte a tus necesidades. ¡Pide información!